Hacer turismo en Egipto usualmente conlleva visitar catacumbas, necrópolis y pirámides a mitad del desierto. Sin embargo, muchas ciudades del antiguo imperio egipcio siguen en pie como lo son El Cairo, Alejandría y Luxor.

En estas tres ciudades se pueden encontrar ruinas y monumentos frecuentados por los turistas durante sus descansos de las expediciones en el desierto. Luxor específicamente es hogar de antiquísimos templos construidos cuando esta era la capital del reino y la ciudad llevaba el nombre de Tebas.


Índice de Contenidos

  1. 1. El Templo de Luxor.
  2. 2. Templo de Karnak.
  3. 3. Templo de Hatshepsut.
  4. 4. El Templo funerario de Ramses: Medinet Habu.

 

El Templo de Luxor

Este templo llego a medir más de 260 metros de largo y 50 de ancho. Sin embargo, desde su construcción entre las dinastías XVIII y XIX del nuevo reino ha sido dañado y reconstruido múltiples veces por faraones y gobernantes de la ciudad.

Esto se debe a que el faraón Akenatón llego incluso a boicotear su construcción que fue reanudada posteriormente. Durante la invasión persa, Tebas fue abandonada como capital del imperio con lo que el mantenimiento al templo fue decayendo y no podía evitar ser vandalizado.

Luego en el periodo romano, el templo fue reacondicionado para favorecer un estilo más greco-latino, enterrando las obras dedicadas a las deidades egipcias originales. Luego fue utilizado para guarecer a una de las legiones transformando el templo en una fortaleza, utilizando la piedra de uno de los colosos para reforzar las puertas.

Después fue utilizado por el cristianismo romano hasta los tiempos de la conquista musulmana. Actualmente su interés turístico como ruinas de una antigua civilización no evita que sea utilizado para prácticas religiosas.

Este templo se encuentra en el centro de la ciudad y está abierto desde las 6 am hasta las 10 pm con un precio aproximado de 8 euros. En su interior podremos ver un obelisco de 25 metros y obras de arte dedicadas a las luchas del faraón Ramsés II contra sus enemigos.

Además de esto, sobre el templo se encuentra la mezquita de Abu el Haggag, que fue construida sobre las ruinas del templo en el siglo XIII. La altura a la que se encuentra el suelo de la mezquita permite colocar en perspectiva hasta que punto el templo ha sido excavado.

 

Templo de Karnak

Unido al templo de Luxor por la avenida de las esfinges, es el templo más grande del antiguo imperio y uno de los dos más grandes del mundo (junto a Angkor Wat comparte este lugar). Este templo tiene tales dimensiones que su construcción duro desde 2200 a.C hasta el 360 a.C.

Este templo fue originalmente consagrado al dios Amón, sin embargo las ampliaciones que fueron sucediendo su construcción convirtieron al conjunto de templos de Karnak en el principal centro religioso del antiguo imperio egipcio.

En el interior del recinto se encuentran los templos de Montu el dios solar, y de la guerra; Mut diosa del origen de todo y esposa de Amón; Jonsu el dios de la luna; Opet la madre de Osiris y el dios Ptah dios de la construcción y señor de la magia.

Este templo se encuentra abierto al público desde las 6:30 de la mañana y cierra a las 5:30pm y tiene un precio de entrada aproximado de 8 euros la entrada general y 4 euros para niños. Durante la noche también es posible visitar las inmediaciones del templo para disfrutar de un espectáculo de luces y sonido.

 

Templo de Hatshepsut

Hatshepsut es considerada la primera mujer faraona del antiguo imperio. Este templo es accesible tomando el tren eléctrico de Taftaf hasta su entrada por menos de medio euro. Alternativamente se debe tomar una barca durante 10 minutos para cruzar el rio Nilo desde el templo de Luxor, tiene casi el mismo precio que el viaje en tren y dura unos 10 minutos.

Este templo es considerado único en su tipo por su forma y por ser un templo funerario dedicado a una faraona egipcia. Ubicado en el complejo arqueológico Dei el Bahari (“el convento del norte”) el templo “Djser-Djeseru” o “el sublime de los sublimes” es uno de los destinos principales en la visita al cercano valle de los reyes.

En las paredes de este templo se puede encontrar relieves muy bien conservados que narran la historia del nacimiento de Hastshepsut. Además se pueden encontrar obras que detallan el comercio con un país ubicado en la actual Eritrea desde donde los egipcios comerciaban productos de lujo.

 

El Templo funerario de Ramses: Medinet Habu

Este es uno de los templos egipcios mejor preservados de la actualidad, ya que sus pilones y paredes contienen aun jeroglíficos y pilones tallados que aún conservan algunos de sus colores originales.

Este templo está dedicado a Ramsés III y es uno de los templos que a pesar de su conservación no es muy visitado por los turistas. Por ello, es uno de los sitios perfectos para tomar algunas fotos frente a los imponentes pilones que cuentan la historia de como Ramsés III venció a los pueblos del mar antes de su invasión a Egipto.

Este templo se encuentra abierto al público de 6am a 5pm y se encuentra a unos 6 km del valle de los reyes. El precio de entrada es de unos 5 euros y tiene un templete dedicado a Amón construido por la faraona Hatshepsut.

Este templo llego a pertenecer a un complejo funerario ahora inexistente que llego a ser el más grande de todo Egipto incluso para estándares actuales del cual solo sobreviven los colosos del Memnón al sur.