Viajar a Jordania es una experiencia única que ofrece multitud de opciones que te sorprenderán. Su arte, cultura y sus gentes son sus principales alicientes. Te ofrecemos algunas ideas para que aproveches tu visita al máximo.


Índice de Contenidos

  1. 1. Qué visitar en Ammán
  2. 2. Petra, principal destino de Jordania
  3. 3. Bañarte en el Mar Muerto
  4. 4. Dormir en Wadi Rum
  5. 5. Conocer el Mar Rojo
  6. 6. Gastronomía jordana
  7. 7. De compras por el zoco
  8. 8. Algunos consejos para viajar a Jordania

 

Qué visitar en Ammán

Ammán es la capital de Jordania y uno de los puntos indispensables para cualquier visitante. Se trata de una ciudad que aúna lo antiguo con lo moderno por lo que encontrarás multitud de actividades de las que disfrutar. La Ciudadela, el Museo Arqueológico y el Teatro Romano son las visitas imprescindibles, pero no dejes de dar un paseo por la calle Rainbow Street, un conocido distrito de casas antiguas que han sido reformadas y convertidas en cafés, galerías y restaurantes.

Además, te recomendamos visitar mezquitas especialmente bellas como la de Al Hussein que data del año 640 y la mezquita del Rey Abdullah. Pasear por la Plaza Hachemita, la más famosa de la ciudad, su centro neurálgico y social o el Ninfeo Romano, uno de los más grandes que se conocen.

 

 

Petra, principal destino de Jordania

Petra es una de las siete maravillas del mundo. Sólo con decirte esto, creemos que ya te hemos convencido para que no te la pierdas. Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1985, se trata de una ciudad con una belleza sin igual y con un valor arquitectónico incomparable. Una vez allí, no debes perderte los importantes y representativos monumentos esculpidos en la roca por los Nabateos.

El ‘Tesoro de Petra’ es el lugar más conocido, ha sido llevado al cine en más de una ocasión, y es el templo más importante de la ciudad. Pasear por la impresionante garganta del Siq, conocer el teatro nabateo, la calle de las fachadas y las tumbas reales son algunas de las paradas más representativas para conocer Petra.

 

 

Bañarte en el Mar Muerto

Sin duda, bañarte en el Mar Muerto es una de las actividades obligadas en tu viaje a Jordania. Este lugar es conocido por su capacidad de hacer flotar a las personas y por sus beneficios para el cuerpo y especialmente para la piel atrae a miles de turistas cada año. Este singular paraje se ubica a más de 400 metros por debajo del nivel del mar, por lo que estamos hablando del punto más bajo de la Tierra y como sabrás, del mar más salado del planeta, unas diez veces más que cualquier otro. Así que es una de las experiencias más originales que podrás vivir en todo el planeta.

 

 

Dormir en Wadi Rum

Otra de las experiencias únicas que te ofrece Jordania es sin duda dormir una noche en Wadi Rum. Este peculiar desierto cuenta con unas condiciones geológicas y climatológicas únicas en el mundo que han servido de escenario a películas como Dune y The Martian.

Si decides visitar este enclave inolvidable, te recomendamos que te alojes en uno de los campamentos beduinos que ofrecen esta opción a los turistas. Allí, además de conocer de primera mano su cultura y tradiciones, podrás convivir con los habitantes de la zona que te acogerán con una enorme hospitalidad. Disfrutar de una noche estrellada en Wadi Rum y de sus puestas de sol serán algo que estamos seguros de que nunca olvidarás.

 

 

Conocer el Mar Rojo

Otro de los atractivos principales de Jordania es conocer el Mar Rojo. Un paraíso para practicar snorkel y submarinismo por la impresionante variedad de especies acuáticas que esconden sus aguas. De hecho, es considerada una de las Siete maravillas del Mundo Marino.

Aqaba, la ciudad más importante del sur del país, es el lugar en el que te recomendamos que te alojes para aprovechar al máximo ésta parada en tu trayecto. Un plan perfecto para disfrutar de una ciudad con multitud de ofertas para el turismo y de un mar como existen pocos en el mundo.

 

 

Gastronomía jordana

Una de las principales inquietudes de los turistas cuando aterrizan es saber qué comer en Jordania. Debido a las características de su clima, este país ofrece gran variedad de frutas y hortalizas que son la base principal de muchos de sus platos. Las legumbres, el yogur, los frutos secos, carnes de cordero y pollo son los ingredientes más utilizados.

baba ganoush, por ejemplo, es uno de sus platos estrella, similar al humus, pero con berenjena. Pero no dejes de probar otras como el mansaf, tabulé, falafel o el kefta.

 

 

De compras por el zoco

Comprar en alguno de los zocos o mercadillos callejeros de Jordania es una de las actividades obligadas en tu visita. Adentrarte en este mundo es conocer de primera mano a sus gentes, su cultura, gastronomía en un festín de olores y sabores para tus sentidos.

En cualquiera de las ciudades en las que pares encontrarás este tipo de comercio autóctono, pero quizás Ammán sea el lugar que te ofrezca una variedad más amplia para tus compras. Oro, bisutería, especias, productos de belleza del Mar Muerto, botes con arena de recuerdo, son algunos de los suvenires más típicos y que no deberían faltar en tu maleta de vuelta.

Eso sí, prepárate para sacar tus mejores dotes para regatear porque los comerciantes están muy acostumbrados a negociar el precio de sus productos con los turistas.

 

 

Algunos consejos para viajar a Jordania

Te recomendamos sacar dinero en los cajeros automáticos, ya que, aunque en los restaurantes y hoteles podrás pagar sin problema con tarjeta en mercadillos o en taxis no podrás hacerlo. Lleva ropa cómoda, sobre todo el calzado, y si vas en época veraniega no olvides utilizar protector solar. Jordania es un país seguro, no debes tener miedo a perderte entre sus calles, pero siempre es recomendable hacerlo con guías que te orienten sobre lo mejor de cada visita.

Ante todo, nuestro principal consejo es que disfrutes de cada minuto de este increíble y singular destino y especialmente de la hospitalidad con la que te recibirán sus gentes.